El gesto técnico: Marco Verratti